Please select your page

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Menú Principal


Documentos de importancia


20minutos.es (@20m) twitteó a las 10:35 a.m. on mar, jul 23, 2013: “Tocando a desconocidos”, un proyecto fotográfico que rompe el tabú del contacto físico http://t.co/4P75Q2ejAM por @helenaanxel
https://twitter.com/20m/status/359592479646953472


No hay día en que no escuchemos desde todos los ámbitos económicos la importancia de los autónomos en el sostenimiento del país, con la tramitación de la Ley de Apoyo al Emprendedor con carácter de urgencia en el Congreso se destaca las prisas para su puesta en práctica. Al respecto cabe recordar que recientemente se aprobó la Ley de Medidas de Apoyo al Emprendedor y de Estímulo del Crecimiento y de la Creación de Empleo.

CIAE (Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español) observa un cierto alejamiento entre lo que marcan las leyes que se aprueban en el Congreso y la economía real, es una brecha que se agranda entre el poder político y la ciudadanía, pues es indudable que la financiación para apoyar a estas leyes brillan por su ausencia.

Sencillamente, la banca nacionalizada es muy cicatera en volcarse hacia el emprendimiento y la banca privada no coopera, evidenciando su desconfianza en las actividades económicas españolas, a su parecer no les resulta rentable conceder créditos por debajo de los 18.000 euros.

Si antes de la crisis la financiación bancaria era el 80% de la financiación externa de autónomos y pymes, ahora el porcentaje es más bien ridículo. Desde 2009 se ha reducido el crédito en 160.000 millones de euros. Y mientras tanto, la vida continúa, y los autónomos buscan vías de financiación al margen de los cauces clásicos. Desde CIAE observamos cómo surgen fuentes de financiación privada no bancaria para que los proyectos no se pudran y puedan salir adelante.

Entre estas alternativas está el Crowdfunding (financiación en masa, micromecenazgo, préstamos entre personas), donde la cooperación colectiva forma una red (en las redes sociales, las comunidades online y las tecnologías de micro pagos) con objeto de conseguir dinero u otros recursos para financiar esfuerzos e iniciativas. De este modo el ingenio se pone por delante de la política.


CIAE (Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español) a pocos meses de finalizar el Programa Leader 2007-2013 (iniciativa de los Fondos Estructurales de la UE) manifiesta que este impulso cofinanciado con fondos europeos tenía por objetivo convertir a los diferentes territorios del medio rural en protagonistas de su propio desarrollo. Esa iniciativa involucraba a las entidades del ámbito económico, social, cultural, vecinal, medioambiental y profesional para abrirse al mundo del emprendimiento, elaborando estrategias de desarrollo comarcal.

Sin duda, se constata que el Programa ha sido un revulsivo para dinamizar una parte de España castigada por el envejecimiento de la población, el abandono y la penuria que ha dejado la crisis con la fuerte reducción en la red de servicios rurales como la enseñanza o la sanidad, en este aspecto el Programa con sus iniciativas al emprendimiento ha mitigado la situación.

Sin embargo, nos parece lamentable la rebaja de los fondos recortados por las administraciones españolas, reduciendo la cofinanciación a las partidas que llegaron íntegras desde Europa. Esto ha obligado a dejar muchos proyectos en el dique seco. Y una vez más los medios financieros (vitales para toda idea de crecimiento) no se han sumado con la necesaria vitalidad crediticia que precisa una iniciativa tan ambiciosa. Al respecto, se estima que entre el 30 y el 35% de proyectos cuyo plan de ejecución se sostenían en un desarrollo sostenible están paralizados por problemas de financiación, especialmente bancarias, de tal modo es así que en muchas Comunidades, cuando aún faltan seis meses para finalizar el Programa, ya se ha cerrado toda expectativa de ayuda al emprendimiento por falta de fondos.


CIAE (Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español) coincide con el ministro de Hacienda cuando ayer declaró que en España “hay demasiada economía sumergida”, sin embargo no podemos estar de acuerdo cuando a renglón seguido concluyó que esa economía sumergida es difícil de atajar porque “por su naturaleza pertenece al ámbito de los desconocido”.

Aunque el Gobierno desvincula esa llamada economía sumergida del otro “ámbito de lo desconocido” que es la evasión fiscal, para CIAE ambas evidencias son distintas caras de la misma moneda fraudulenta que impide al Estado recaudar lo que necesita para cubrir las necesidades sociales e impulsar la sociedad en el ámbito económico.

Los propios Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) dibujan claramente el cuadro de situación del gran fraude: La economía sumergida es el 23,3% del PIB (el doble de la media de los quince primeros países de la UE). En la otra cara, el fraude es tan colosal que en el último año la presión fiscal ha caído cinco puntos, aumentando en 7,4 puntos el diferencial con la media europea. En el ámbito de lo conocido se sitúan las multinacionales que no tributan por los beneficios de sus operaciones en España, esto impide a Hacienda recaudar cerca de 90.000 millones de euros anuales. Toda esa gran masa de dinero se va por el desagüe de la evasión. Como consecuencia de este cuadro de situación, los propios Técnicos del Ministerio de Hacienda estiman que cada español debe compensar esa anormalidad, pagando 1.910 euros de más en impuestos, dinero que de otro modo iría al consumo.

CIAE coincide con los Técnicos del Ministerio de Hacienda en implementar un nuevo tipo impositivo del 35% en el Impuesto de Sociedades para los beneficios que superen el millón de euros, según los Técnicos eso supondría recaudar 13.943 millones de euros. No cabe duda de que el Estado tiene una mina de oro que no explota y que está al alcance de su mano. Si se pusiera mano a la obra, y se dotara de medios eficaces para su explotación, la economía real y el crecimiento se verían estimulados, y las iniciativas del Gobierno, como la futura Ley de Apoyo al Emprendedor, contarían con presupuestos adecuados para su éxito.


CIAE (Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español) ha sido la única entidad representativa de los autónomos que ha presentado propuestas y recomendaciones al CES (Consejo Económico y Social).

A través de la entidad confederada COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos), CIAE ha presentado una batería de recomendaciones, propuestas y consideraciones que han sido notoriamente recogidas en el Dictamen del órgano consultivo del Gobierno para la redacción final de la Ley de Emprendedores.

CIAE, fiel a su trayectoria de cooperación, continuará ejerciendo su papel vertebrador y participativo de los trabajadores autónomos en relación a las diferentes propuestas normativas que afecten a este colectivo. Sin duda la Ley de Emprendedores puede ser una herramienta fundamental para el desarrollo del trabajo autónomo en los próximos años siempre que a la Ley se le asignen, explícitamente, las partidas presupuestarias adecuadas para una efectiva aplicación


CIAE (Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español) ha seguido de cerca el debate que el Consejo Europeo celebró ayer en Bruselas para implementar algunas medidas de lucha contra los paraísos fiscales y la evasión fiscal.

Una vez más la UE ha expresado su impotencia para atajar este grave problema. Otras veces fueron los británicos los que ponían obstáculos, en este caso, han sido Austria y Luxemburgo los remisos a colaborar. Otra nueva frustración, y ya van innumerables.

Por otro lado, la Unión Europea obliga al Gobierno español a recortar de todos los sitios posibles las mejoras sociales de los ciudadanos, reducir los gastos en formación a todos los niveles de los que aspiran a crear nuevas actividades económicas y los fondos destinados al estímulo de la economía, entre otras imposiciones. Este impacto negativo en la economía real anula el crecimiento, empobrece a los países hipotecando su futuro. Y mientras, el dinero que ayudaría a paliar esta sangría se encuentra cómodamente instalado en los paraísos fiscales, auténtico refugio de la verdadera y más escandalosa economía sumergida. Ahí está la madre del cordero de todo este inmenso engaño, de este devastador fraude.

En todo el planeta son casi cincuenta los estados que manejan estos negocios. Muchos de esos paraísos fiscales están instalados en el corazón europeo: Luxemburgo, Chipre, Malta, Liechtenstein, Andorra, Gibraltar, Mónaco, San Marino… sin mencionar las islas del Canal de la Mancha o los negocios oscuros que se gestan en la City londinense.

Según las cifras que manejan los técnicos de Hacienda (Gestha) son 175.000 millones de euros la cantidad que los españoles tienen en paraísos fiscales. En todo el planeta se mueve el 25% del PIB mundial, unos 17,5 billones de euros. Para tener idea de esa magnitud recordemos que el PIB de España es casi de 1,4 billones de dólares. En ese dinero se mezclan las contabilidades de las grandes corporaciones financieras, las grandes empresas que funcionan en las Bolsas europeas, el dinero del narcotráfico, la prostitución, el terrorismo y otras actividades de orden delictivo, todo en un mismo saco. Todo lo demás se empequeñece ante tanta corrupción permitida.


CIAE (Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español) manifiesta que más allá de los datos coyunturales de pequeños síntomas de avance en la actividad económica que afecta a los autónomos, el hecho evidente es que la economía real continúa empantanada y sin perspectivas de modificarse.

Empezamos la primavera, como las anteriores desde 2008, sin asomo de brotes verdes.

Una de las cifras de más fiabilidad para entender este escenario es la que aporta el Banco de España del movimiento de dinero efectivo en la economía real, el que se saca de los cajeros y el del pago con tarjetas. En el primer caso, el pasado año hubo un descenso del 2,64%, mientras que el pago con tarjeta cayó casi un 1%. Esto repercute y se nota en los comercios unilocalizados, en las cuales la caída de ventas se sitúa en el 13%, elevándose a 32 meses seguidos de permanente caída en los ingresos, mientras que las grandes cadenas, aún con crisis, pueden sobrevivir al contar con más medios económicos a su alcance. Basta observar cómo en los barrios y distritos que no viven del turismo el cierre de comercios es constante. Sólo en el mes de febrero, en España cerraron 2.791 autónomos del sector comercio. Cada día cien comercios echan para siempre la persiana de cierre.

El desempleo, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios y la incertidumbre por el futuro induce, a la población que gasta en los comercios familiares y de proximidad, a recortar una parte considerable sus hábitos de consumo y a desviar su economía precaria a una disposición hacia el ahorro, por exigencia de la presente inseguridad laboral. Y esta es, a nuestro juicio, la causa del poco estímulo hacia el consumo y, en consecuencia, la nula tendencia hacia el crecimiento


grupo femxa formacion